logo anticipacion y control

Niveles de riesgo y niveles de control en Gestión de Riesgos

Gestión de riesgos y trabajo en equipo

Comparte este post

Las organizaciones pueden presentar diferentes tipos de riesgos en el desarrollo de su actividad. De allí, se origina la importancia del establecimiento de controles necesarios para generar una situación de confort para las empresas a través de la gestión de riesgos, donde se pretende que el nivel de control sea lo más alto posible.

Menú de contenido

La Gestión de Riesgos y sus objetivos

análisis de riesgos

La gestión de riesgos busca disminuir en la mayor medida posible las probabilidades de los impactos negativos generados por los riesgos en un proyecto o en determinada actividad de la empresa, al tiempo que busca incrementar las probabilidades de que se produzcan impactos positivos en dichas actividades.

Para esto, el punto de partida va desde el apetito al riesgo y la tolerancia, hasta los límites, seguido de la identificación y evaluación de riesgos. Seguidamente, podemos encontrar la gestión del riesgo y los controles, que anteceden a la comunicación y elaboración de informes. La gestión de estos riesgos está vinculada directamente con los objetivos estratégicos de la empresa, donde existe una planificación de los recursos, tanto humanos como tecnológicos.

El establecimiento de los mecanismos adecuados de control en la implementación del proceso de gestión de riesgos se ubica entre las etapas de identificación y evaluación, y la elaboración de informes y comunicación.

El conocimiento de los posibles riesgos y la probabilidad de que se produzcan, permite que se lleve a cabo una planificación estratégica más efectiva. Lo que conlleva a una mayor eficiencia y a unos menores costos asociados a esos riesgos ya identificados y controlados. Mantener una continua revisión y comunicación de los datos permite que todos los miembros obtengan una visión global del proyecto y los riesgos que conlleva.

Niveles de riesgo en la Gestión de Riesgos

análisis de riesgo para empresas

Las empresas pueden presentar diferentes niveles de riesgo, los cuales pueden ser:

  • Nivel de riesgo alto: Requiere de la toma de todas las actividades de control posibles dentro de la empresa, teniendo en cuenta el análisis costo-beneficio. Dicho análisis permite cuantificar si es conveniente o no adoptarlo, esto para compensar el hecho de que, en ocasiones, adoptar unas medidas de control pueden suponer un costo mayor que el beneficio que nos puede reportar, por lo que es importante prever. 
  • Nivel de riesgo medio: Se realiza una evaluación y supervisión de controles claves o relevantes en los que no se permite que se vayan a una zona de no confort. Se trata de implementar controles para pasar al nivel de riesgo bajo.
  • Nivel de riesgo bajo: No requiere de la realización de actividades de control al tratarse de un riesgo cotidiano propio de la actividad de la empresa.

Niveles de control en la Gestión de Riesgos

gestión del riesgo

Los controles que normalmente establecen las organizaciones son fundamentalmente tres:

  • Controles preventivos: son aquellos que se establecen para anticiparse a los eventos no deseados, es decir, estar prevenidos antes de su ocurrencia. El conocimiento de estos riesgos viene dado por la experiencia de la organización y del sector en el que desarrolla su actividad. Aquí es importante que cada empleado ponga en práctica las medidas preventivas establecidas por la compañía, en pro de evitar que se produzcan los eventos indeseados.
  • Controles detectivos: este tipo de controles, por otra parte, se llevan a cabo para identificar los eventos en el momento en el que suceden, y con ellos, básicamente, se busca adoptar las medidas necesarias para que no vuelvan a producirse.
  • Controles correctivos: se caracterizan por la toma de acciones para actuar ante las consecuencias de los eventos, una vez ocurridos, disminuyendo su impacto. Guardan relación con la toma de decisiones de la alta dirección, donde se debe elegir entre asumir, eliminar o mitigar cada uno de ellos.

Conclusión

Podemos concluir que las actividades de las empresas conllevan inevitablemente diferentes tipos riesgos, que pueden variar según su impacto y la probabilidad de que ocurran, para ello, el establecimiento de controles preventivos, detectivos y correctivos propician un escenario favorable para una gestión de riesgos efectiva. La implicación de los distintos miembros de la empresa en este proceso, contribuye a la consecución de los objetivos estratégicos planteados por la organización.

Ponte en contacto con Anticipación y Control. Estudio de seguridad para empresas, Estudios de confiabilidad de personas, y más.

Más para Explorar

¿Deseas contactarnos?