logo anticipacion y control

6 pasos para gestionar el riesgo en un proyecto

pasos para gestionar el riesgo en un proyecto

Comparte este post

La mejor forma de evitar riesgos en los proyectos es abordándolos de forma anticipada. Esta importancia de gestionar el riesgo oportunamente, parte de la misma premisa de que los proyectos exitosos comienzan con una correcta planificación y gestión.

La planificación y la prevención crean un ambiente de tranquilidad en cualquier aspecto de nuestras vidas, y en el entorno empresarial e industrial tiene un impacto positivo, sobre todo en el equipo de trabajo. Por lo que, crear un plan para gestionar el riesgo en un proyecto, despejará el camino de muchos obstáculos y ayudará a enfrentar de la mejor manera los riesgos que no se puedan evitar.

Menú de contenido

¿Para qué sirve gestionar el riesgo en un proyecto?

gestión del riesgo importancia

La gestión de riesgos en un proyecto ayuda a identificar, analizar y responder proactivamente a distintos tipos de riesgos potenciales que puedan afectar el éxito del proyecto. Al gestionar el riesgo efectivamente, se pueden detectar posibles amenazas o debilidades que puedan surgir o afectar el ciclo de vida de un proyecto y establecer las medidas correctas para mitigarlas, ayudando a mantener el proyecto dentro de lo planificado.

El plan de gestión de riesgos es adecuado realizarlo durante la planificación del proyecto para identificar oportunamente los riesgos potenciales y su impacto; de esta forma se podrán mantener controlados durante el desarrollo del proyecto.

Su elaboración es especialmente importante en proyectos complejos donde intervienen muchos participantes y varios departamentos, y donde se están utilizando cantidad de recursos importantes. Al contar con un plan para gestionar el riesgo, puedes asegurarte de que el proyecto se mantenga dentro del alcance previsto y que sea exitoso.

6 pasos para gestionar el riesgo en un proyecto

De la siguiente forma, se puede gestionar el riesgo en un proyecto de la mejor manera:

tipos de riesgos empresariales

1. Identificar los riesgos

Para gestionar el riesgo adecuadamente, se debe iniciar por conocer cuáles son los posibles escenarios donde se podrían presentar riesgos que afecten al proyecto. Por ello, es importante consultar con quienes participan en el proyecto, las partes interesadas, los líderes y los expertos en el tema, sobre los riesgos que pudieron haber enfrentado en proyectos similares donde hayan trabajado, o si han identificado riesgos potenciales en el proyecto actual. Documenta y registra esta información.

2. Analizar

Es importante analizar la probabilidad de que se produzca cada riesgo que ha sido identificado, su gravedad y el plan de respuesta. Para riesgos complejos, se puede desarrollar un análisis del riesgo con el equipo del proyecto para tomar decisiones según su gravedad y el impacto que tendría en los objetivos planteados. Así, podrás elaborar un plan de respuesta por cada riesgo.

3. Establecer niveles de prioridad

Teniendo en cuenta la información recaudada, evalúa cuáles son los riesgos que tienen mayor probabilidad de producirse y que puedan afectar con mayor intensidad el desarrollo y cumplimiento del proyecto. Es decir, se debe identificar los riesgos con mayor probabilidad de ocurrencia y cuya gravedad tenga un mayor impacto, ya que serán los que debemos mantener monitoreados con más intensidad.

4. Asignar responsabilidades

Es bastante útil asignar un responsable lo antes posible según el riesgo, para que los miembros del equipo estén bien preparados y atentos para recibir indicaciones. El responsable del riesgo debe controlar si se produce o no el caso, y será el contacto para la toma de decisiones y el desarrollo del plan de mitigación de ese riesgo en caso de que suceda.

5. Supervisar

Durante el desarrollo del proyecto, se debe continuar monitoreando y controlando activamente los riesgos para evitar sorpresas. Mantén actualizado de forma regular al  equipo del proyecto y demás participantes para mantenerlos alineados, y consulta con frecuencia a los responsables de cada riesgo sobre los cambios en la probabilidad de que se produzca el caso. De esta forma te podrás asegurar de que todo funcione correctamente.

6. Responder oportunamente

Si un riesgo se convierte en realidad, al contar con un registro y un plan para gestionar el riesgo, ya tendrás un muy buen plan de contingencia para afrontarlo.

factores de riesgo en las empresas

Conclusión

Incorporar un plan para gestionar el riesgo durante la planificación de un proyecto, será clave para la prevención y estabilidad. Al identificar, planificar y controlar los riesgos potenciales, se puede estar preparado con medidas que permitan corregir el curso rápidamente en caso de necesitarlo, y asegurar que se cumplan los objetivos del proyecto, en tiempo y presupuesto.

Ponte en contacto con Anticipación y Control. Estudio de seguridad para empresas, Estudios de confiabilidad de personas, y más.

Más para Explorar

¿Deseas contactarnos?